Las 6 averías más comunes de los coches en verano

El verano es una época fantástica y maravillosa. Llega el calor, la playa, la piscina y las vacaciones en familia… pero ¡atención! Porque también es la época del año en la que se incrementan los trayectos largos y las averías de los coches aumentan.

¿Sabes cuáles son las más comunes en estas fechas? ¿O cómo prevenirlas?

¡Pues sigue leyendo! Ya sabes que en Clicars queremos que seas feliz y, quedarse tirado en plenas vacaciones, ¡no es una opción! ¡Estás en buenas manos!

Las 6 averías más habituales

1. Quedarse sin batería

Sí, inevitablemente, ésta es una de las averías más frecuentes en los coches durante los meses de verano. Así que, para poder evitar que nuestro coche se quede parado en cualquier lugar, hay que intentar ir con precaución y cerrar todas las luces antes de salir de él. Además, nunca está de más llevar unas pinzas… por si acaso.

2. El aire acondicionado

Aunque parezca increíble, el aire acondicionado se estropea siempre en verano. Pero todo tiene una explicación, y en este caso es porque durante los meses de verano, el intenso calor hace que abusemos de él. Al hacerlo, estamos maltratando las tuberías que conducen el aire y, además, podemos ocasionar una fuga de gas refrigerante. Así que, para evitar esta avería de tu coche, recuerda utilizar el aire con precaución. No hace falta ponerlo al máximo, deja que vaya enfriando el interior del vehículo gradualmente.

3. Las ruedas

Los neumáticos están en contacto directo con el asfalto, y el intenso calor y las subidas de las temperaturas aceleran su desgaste sustancialmente. Es completamente necesario llevar un exhaustivo control de las ruedas antes, durante y después de los viajes. Uno en mal estado, puede ocasionarnos un terrible accidente. Recuerda controlar la presión y, si ves que están excesivamente gastados, ¡cámbialos antes de salir!

Averias de coches

4. El radiador

Otra de las averías más comunes en verano es que se estropee el radiador. Debido a las elevadas temperaturas, es posible que deje de enfriar el motor debidamente, y, por lo tanto, tengamos un serio problema entre manos. Para evitar que esto suceda, hay que revisar los niveles de líquido y corroborar que todo está en perfectas condiciones antes de emprender viaje.

5. El alternador

Esta pequeña pieza es la que se encarga de transformar la energía mecánica en eléctrica y almacenarla. Al utilizar, con más frecuencia, el sistema eléctrico en verano, las probabilidades de que falle son mucho más elevadas. La correa del alternador es otra de las averías de coches típicas del verano, y si se estropea… échate a temblar.

6. Manguitos del aceite

Los trayectos largos hacen posible que los manguitos de aceite se estropeen con mayor facilidad, pero para prevenirlo sólo hay que hacer una revisión previa y cambiarlos si están en mal estado.

Cuando estamos en carretera pueden pasar muchas cosas que no podemos prever ni evitar, pero las averías del coche más frecuentes sí que podemos. Tan sólo hemos de llevar a cabo, antes de emprender viaje, un exhaustivo cuidado del coche. ¡Evita sustos en tus vacaciones!