Coches GLP o coches de gas licuado

¿Qué son los coches de GLP o coches de gas licuado? Hoy te contamos en detalle en qué consisten este tipo de coches, cuál es exactamente su combustible y si merecen la pena.

Arrancamos, ¿Te vienes?

Qué tienen de diferente los coches GLP

El GLP o gas licuado de petróleo es una mezcla licuada de gases, principalmente butano y propano. Los coches que usan este combustible funcionan de manera muy similar a los coches de gasolina, la única diferencia es que han recibido una modificación por la que pueden aceptar también este otro combustible, el gas licuado de petróleo.

Estos vehículos adaptados para aceptar el GLP tendrán un depósito adicional para este nuevo combustible, pero no perderán nunca su depósito de gasolina tradicional ni la posibilidad de usar este combustible. Es decir, podrán usar indiferentemente ambos combustibles. ¿Te imaginas la cantidad de kilómetros que podrías recorrer sin parar a repostar?

Además, otro punto diferenciador es que los coches de GLP tienen el distintivo ECO, por lo que disfrutan de preferencias en los núcleos urbanos.

Te puede interesar:

Qué ventajas tiene un coche de GLP

La principal ventaja es el precio. Repostar un depósito de GLP es mucho más barato que cualquier otro carburante. Si comparamos el precio de ambos combustibles, el GLP cuesta tan solo la mitad que la gasolina.

Otro punto a tener en cuenta es que es más respetuoso con el medio ambiente. Si bien no se trata de una energía verde ni ecológica, es mucho menos contaminante que los otros combustibles. Y de ahí que lleve la pegatina distintiva ECO.

coches de gas licuado

Principales inconvenientes de un coche GLP

La instalación de este tanque en el coche tiene un coste alto, pero a la larga podremos amortizar este coste si usamos mucho el GLP como combustible. Además, siempre existe la opción de comprar un coche que ya haya recibido esta modificación y así no tener que hacerla nosotros.

Por otro lado, y quizás el mayor inconveniente que tiene en este momento este combustible, es que no hay una gran red de estaciones de servicio que cuenten con surtidores de GLP. Por lo que repostar en diferentes sitios este combustible es complicado. Pero eso no significa que te vayas a quedar tirado. Como te hemos contado, siempre podrás seguir usando la gasolina tradicional como combustible.

Así que, si tienes cerca una gasolinera que ofrezca GLP puede merecer mucho la pena que te hagas con uno de estos vehículos.

 

Los combustibles alternativos ya son una realidad y están aquí para quedarse, en Clicars lo sabemos y podrás encontrar un gran stock de estos coches GLP.

¡Nos vemos en la carretera!