Conducir estando embarazada

¿Es posible conducir mientras se está en la etapa de gestación? ¿Hasta cuándo conducir embarazada? Son varias las cuestiones que abordan a muchas conductoras. Lo que está claro es que debes llevar a cabo unas determinadas pautas para conducir mientras estás en esta maravillosa etapa. Prepárate, ¡arrancamos motores de forma segura!

Conducir y embarazo: ¿qué se recomienda?

Inicialmente, debes considerar que vas a poder conducir siempre que tu médico no te lo contraindique. Además, debes utilizar tu sentido común. Así, si te sientes incómoda, no debes coger el volante. Tampoco es recomendable conducir si sufres dolores o contracciones.

Debes considerar que durante esta etapa hay dos épocas de alto riesgo, tanto para ti como para el futuro bebé. Hablaríamos de los tres primeros meses, cuando hay un mayor riesgo de desplazamiento de placenta o de roturas, y de los últimos tres meses.

Por supuesto, existe una doble posibilidad de que se produzca un parto 48 horas después de haber sufrido un accidente de tráfico. Por ello, procura siempre mantener el vehículo en buenas condiciones y cumplir con todas las normas de seguridad.

Eso sí, debes saber que viajar sola no debería ser problema alguno, aunque a partir del sexto mes sí es recomendable que sea otra persona la que conduzca al quedar más limitada la movilidad.

Conducir embarazada

Siéntate bien y colócate el cinturón al conducir embarazada

Son dos premisas decisivas. Procura colocar el respaldo lo más recto posible. No debes sentarte muy cerca del volante, sino con una distancia de 25 centímetros. Asimismo, resulta necesario colocar el reposacabezas a la altura de la cabeza.

A su vez, no olvides utilizar el cinturón. Está claro que puede aportarte total seguridad, tanto a ti como al bebé. Colócalo adecuadamente, dejando la cinta horizontal por debajo del ombligo. La banda superior debe quedar en la mitad del tórax.

Recuerda que el airbag no va a suponer ningún problema para el bebé en caso de peligro. Más bien, esta herramienta de seguridad solo se hincha en la cabeza y en el pecho. No suele presionar el vientre.

Otras pautas para conducir durante el embarazo

Si has llegado hasta este punto del artículo, ¡vas por buen camino! Tan solo debes tener en cuenta un par de consideraciones más.

En primer lugar, evita maniobras bruscas al conducir, así como acelerones y frenazos.

En segundo lugar, es conveniente evitar los viajes largos, de más de tres horas seguidas. Y, en caso de que necesites realizarlos, trata de descansar cada hora, estirando bien las piernas y caminando un poco en la zona. Hidrátate correctamente y lleva algo de fruta o caramelos en el coche por si los necesitas ante alguna hipoglucemia.

Recuerda que, tras el parto, es importante que sea el médico el que te indique cuándo puedes volver a conducir. Algunas mujeres pueden estar preparadas desde el mismo día, si el parto no ha sido complicado. Otras, precisarán más tiempo.

Como ves, saber hasta cuándo conducir embarazada y cómo hacerlo correctamente es primordial. Conduce con cuidado y escoge el mejor coche familiar para la llegada del nuevo miembro de la familia.