A veces, la búsqueda de estacionamiento se complica y más si se posee la tarjeta de minusválidos. Estas tarjetas se conceden a personas que tengan reconocida, oficialmente, algún tipo de discapacidad. Tiene validez en todo el territorio nacional y los encargados de expedirla son los ayuntamientos.

En el Real Decreto 1056/2014, de 12 de diciembre, se establecen las condiciones básicas de emisión y uso de la tarjeta de estacionamiento para personas con discapacidad y establece que dicho documento es personal e intransferible. Además, solo se puede utilizar cuando el titular sea el conductor del vehículo o sea transportado en él.

Ahora que ya sabes algunas de las condiciones, seguro que te preguntas dónde utilizar dicha tarjeta.

¿Dónde puedo aparcar con tarjeta de minusválidos?

Para poder solicitar una tarjeta de este tipo, es necesario que poseas un coche adaptado a tus necesidades ya que las tarjetas se otorgan una matrícula. Hace algunas semanas te contamos cuál es el precio de adaptar un coche para personas discapacitadas y el descuento que tienen los vehículos para personas con algún tipo de minusvalía.

Debes saber además que puedes aparcar con la tarjeta de minusválidos en:

  Lugares habilitados para vehículos de personas con algún tipo de discapacidad.

  Zonas de estacionamiento de tiempo limitado durante el tiempo necesario.

  Parada o estacionamiento en las zonas reservadas para carga y descarga, cumpliendo los términos establecidos por la administración local y siempre que no ocasionen perjuicios al tráfico y/o a los peatones.

  Parada en cualquier lugar de la vía, siempre por motivos justificados y por el tiempo indispensable, sin ocasionar perjuicios al tráfico y siguiendo las indicaciones de las autoridades.

  Acceso a vías, áreas o espacios urbanos con circulación restringida a residentes.

Además, los conductores que poseen tarjeta de minusválidos tienen la obligación de:

  Hacer un correcto uso de la tarjeta.

  Colocar el distintivo de estacionamiento en el salpicadero en un lugar visible. Siempre se debe colocar el original de la tarjeta para que sea legible.

  Mostrar la identificación cuando lo requiera un agente de movilidad/autoridad.

  Colaborar con los agentes.

  Devolver a los organismos correspondientes al término de su vigencia y/o caducidad.