Llantas de coche de gran tamaño, ¿estética o rendimiento?

Equipar en condiciones nuestro vehículo es algo que, la mayoría de los conductores, priorizamos en nuestras decisiones. Las tendencias y gustos van variando con los años e incluso algunas de ellas son los propios fabricantes quienes las marcan.

El tamaño de las llantas de los coches son uno de estos casos, en los que no se tiene realmente claro si es preferible montarlas de mayor o menor tamaño. ¿Qué es lo que prefieres tú? ¿Tienes claro para qué sirven unas y otras?

En Clicars queremos darte todos los argumentos para que puedas decidir con conocimiento de causa, así que ¡sigue leyendo y descubre cuáles son sus ventajas y desventajas! Sin lugar a dudas, ¡has aparcado en el sitio perfecto!

Descubre las ventajas

Hoy en día la tendencia es montar las llantas de los neumáticos cada vez mucho más grandes sin importar, tan siquiera, el tipo de vehículo del que se dispone. Las propias marcas, incluso, sacan al mercado compactos, utilitarios, berlinas o SUV con llantas de un tamaño que, antiguamente, sólo estarían previstas para deportivos.

Montar una llanta de gran tamaño tiene una serie de ventajas a tener en cuenta;

  • A más tamaño, mejor agarre. Lo que supone un considerable aumento de la seguridad en el momento de la conducción.
  • Cuanto más grande, mejor frenada. Como se tiene una mayor superficie en contacto con el suelo, la frenada aumenta.
  • Optimización de la estabilidad. Puesto que al incrementar el radio se disminuye el perfil del neumático.
  • Mejora la tracción en las curvas. Como el contacto con la carretera es superior, es más difícil que el coche patine.
  • La estética cuenta. Muchos de los conductores que utilizan llantas de vehículos de gran tamaño lo hacen por el efecto visual que conlleva su montaje. Es innegable que el coche queda mucho más bonito que al llevar unas llantas más pequeñas.

Llantas de coche baratas

Existen desventajas

Para poder montar una llanta de mayor tamaño, es fundamental respetar las equivalencias de las llantas. Si esto no es así, los efectos negativos se podrían multiplicar.

Además, existen muchos inconvenientes que hay que tener en cuenta a la hora de montar una llanta en nuestro vehículo, si ésta es de gran tamaño:

  • Aumento de gastos. Con unas llantas de gran tamaño se aumenta el consumo de mantenimiento y, evidentemente, de combustible. Como su contacto con el terreno es mayor, la rozadura aumenta y el consumo se dispara.
  • Disminuye su vida útil. Otra de sus grandes desventajas es que el aumento del roce disminuye su vida útil y, por lo tanto, debemos cambiarlas antes de lo previsto.
  • Disminución de la agilidad. Como el centro de gravedad y el peso es superior, la inercia aumenta, lo que inestabiliza el vehículo. Además, como la anchura del neumático será superior, es mucho más fácil que pueda aparecer el aquaplaning.
  • Precio. Las llantas de coche baratas no están dentro de las que forman las de gran tamaño. Además, el neumático que deberemos utilizar también será mayor y su precio se disparará.