Conducción eficiente

Nuestro ritmo de vida es agotador. El trabajo, el estrés, la rutina… gente yendo y viniendo, humo, contaminación… Cada día, la sociedad es más consciente de la necesidad de preservar nuestro medio ambiente, de cuidar de nuestra naturaleza y de mimar a nuestro mundo para que nuestros hijos, nietos o bisnietos, puedan seguir disfrutando de él tal cual lo conocemos.

Todos y cada uno de nosotros podemos aportar nuestro pequeño granito de arena y así, entre todos, conseguir que se cumplan los objetivos. Cuando hablamos de conducción, también podemos aplicar una serie de medidas para conseguir llevar a cabo una conducción eficiente, que permita ser más cuidadosos con el medio ambiente y que, además, nos permita ahorrar un poco más de dinero.

¿Quieres saber cómo? ¡Vas por buen camino! Te explicamos 5 técnicas infalibles de conducción eficiente:

1. Sin pausas, pero sin prisas

Una de las mejores maneras de ahorrar gasolina y favorecer a no emitir tantos humos dañinos para el medio ambiente, es arrancar sin pegar acelerones, es decir, no es necesario que se pise a fondo el acelerador, porque lo único que se consigue es consumir combustible sin necesidad. Antiguamente, los coches lo necesitaban, pero hoy en día la electrónica y los avances tecnológicos regulan las condiciones del arrancado.

Conduccion eficiente2. Las marchas, cuando tocan

El cambio de marchas es un factor clave en la conducción eficiente, y es que saber utilizarlas correctamente aporta muchísimos beneficios. Es fundamental recordar que la primera marcha sirve tan sólo para el momento de arrancar y que, inmediatamente después, transcurridos 5 o 6 metros de distancia, es necesario poner la segunda. Lo ideal es utilizar marchas largas en bajas revoluciones por el mayor tiempo posible sin forzar en exceso. El propio motor va pidiendo el cambio de marcha, así que no dejes que se ahogue ni vaya acelerado. Escúchalo.

3. Ni lento ni rápido

Para poder controlar mejor el consumo de combustible, es necesario mantener, siempre que las condiciones lo permitan, una velocidad de crucero constante. Hay que evitar dar acelerones o frenar bruscamente. Además, el aumento de velocidad supone un consumo mucho mayor de carburante, así como un riesgo para la seguridad. Moderar la velocidad es, sin lugar a dudas, fundamental.

4. Aprovecha la inercia

En la carretera encontraremos subidas y bajadas que deberemos aprovechar para conseguir una conducción eficiente. Para ello, deberemos aprovechar las bajadas para conducir, dentro de lo posible, siguiendo la inercia y con marchas largas mientras que, con las subidas, intentaremos retrasar el cambio de marchas todo lo posible.

5. También…

Existen muchas más técnicas para poder ahorrar gasolina y conservar el medio ambiente. Por ejemplo, evitar el exceso de carga o mantener las ventanillas subidas durante los trayectos, reducirán el consumo de gasolina. Si, además, planificamos bien las rutas y consultamos el estado del tráfico, estaremos dando un gran paso hasta una conducción de lo más eficiente.