La electrificación ha llegado para quedarse y es posible que te surjan muchas dudas relacionadas con los tipos de carga, los puntos de recarga y sus velocidades. Durante este 2022, tres de cada diez coches nuevos serán completamente eléctricos y es que, según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, PNIEC, en 2030, rodarán más de tres millones de eléctricos. Por tanto, es fundamental responder a esta pregunta: ¿Cuánto tarda y cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?

En la actualidad, una de las principales dudas de los usuarios es el precio de la electricidad y los tiempos de recarga. El coste de la energía de un coche eléctrico cada 100 kilómetros puede aproximarse a unos 2,27 euros en un cargador doméstico y 6,16 euros en cargadores rápidos.

Antes de entrar en profundidad, es importante recordar que los coches eléctricos miden su potencia en kilovatios. Esta unidad de potencia también se emplea para regular la cantidad de energía que recibe el vehículo a través de la manguera del cargador en un determinado tiempo, kWh. Además, los mecanismos de carga se pueden diferenciar entre corriente continua y alterna.

La corriente alterna o CA es la que utilizan la mayor parte de estaciones de carga para coches eléctricos y es la que se utiliza en los hogares. Este tipo de corriente permite unas cargas más lentas. Por el contrario, la corriente continua o CC se utiliza en los cargadores rápidos. Con ella se consigue una carga mucho más rápida y una mayor potencia.

 

¿Qué tipos de carga para coches eléctricos están disponibles en España?

En la actualidad, existen, tal y como informa ANFAC, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, 11.517 estaciones de carga pública en España. No obstante, antes de cargar un coche eléctrico, debes conocer los tipos de carga que existen en nuestro país.

Carga superlenta

La carga superlenta funciona con un enchufe doméstico monofásico que es capaz de ofrecer una potencia entre 2,8 y 3,6 kW. Este tipo de recarga se suele utilizar en motocicletas, bicicletas y otros vehículos de movilidad personal.

Carga lenta

La carga lenta ofrece una potencia de hasta 3,7 kW. El vehículo eléctrico se conecta a la red doméstica mediante un cable que suministra el fabricante. El conector es doméstico y tarda entre unas seis u ocho horas en cargar la batería completamente.

Carga semirrápida

Los cables de carga semirrápida tienen una mayor sección, lo que ofrece una mayor potencia y una mayor velocidad de carga. Se denominan Wallbox y se instalan en las paredes. Sobre todo, podrás verlos en los garajes comunitarios y/o propios e incluso en algún establecimiento. Recargan coches eléctricos con una potencia de entre 8 y 14 kW.

Cabe destacar que el 80% de las recargas de coches eléctricos se hacen con este tipo de carga. Los tiempos de carga se reducen a unas tres horas aproximadamente.

Carga rápida

La carga rápida utiliza corriente continua y una potencia comprendida entre los 125 y los 240 kW. La mayor parte de los modelos completamente eléctricos recuperarán el 80% de su capacidad en menos de 30 minutos. Es importante tener cuidado porque no todos los coches eléctricos admiten este tipo de carga.

Ahora que ya conoces cómo, cuándo y dónde cargar un coche eléctrico, puedes calcular cuánto cuesta cargar un coche eléctrico. Para que te hagas una pequeña idea, recargar la batería de tu coche eléctrico que tiene una capacidad de 40 kWh, puede tener un coste de unos seis euros.