¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?

Los vehículos eléctricos están cada día más presentes en nuestras carreteras y conocemos los beneficios que suponen para el medio ambiente respecto a los vehículos convencionales de gasolina o diésel. Sin embargo, ¿sabes cuánto cuesta cargar un coche eléctrico? ¿Cuánto tarda en cargar un coche eléctrico?

Si estás pensando en comprar uno de los coches eléctricos de buena mano, ¡has aparcado en el sitio perfecto! Te respondemos a estas y a otras preguntas.

Cuanto cuesta recargar un coche electrico¿Cuánto tarda en cargar un coche eléctrico?

El tiempo necesario para cargar un coche eléctrico depende del formato de carga que elijas y del lugar donde lo hagas.

Carga lenta

Si quieres cargar el coche en tu casa y estableces una potencia media de 3,2 kW, tener la batería totalmente cargada tardaría unas nueve horas.

Carga semi-rápida

Si en lugar de cargar tu vehículo en el garaje lo haces en un parking de pago, un centro comercial o instalando en casa un cargador especial (Wallbox), el tiempo de carga será de dos horas si la potencia está entre los 7,2 kW y los 22 kW.

Carga rápida

Este tipo de carga puedes hallarla en las estaciones de servicio denominadas como electrolineras. En estos puntos, la potencia oscila entre los 40 kW y los 150 kW, lo que supone una espera media de 30 minutos para tener el coche 100 % cargado.

¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?

Junto a la opinión de los españoles respecto a los coches eléctricos, cuánto cuesta recargar un coche eléctrico constituye una pregunta recurrente. Si tomas como base el precio del kWh en 0,119803 €, te costaría 4,6 € (impuestos incluidos) cargar tu vehículo, suponiendo que su autonomía máxima fuera de 200 km.

Si realizas una media de 40 km diarios en tus desplazamientos, tendrías que realizar 4 cargas a lo largo del mes, generándote un gasto mensual de 18,4 € de electricidad, aunque dependerá de si tienes contratada una tarifa con discriminación horaria. En este caso, dependiendo de la hora a la que pongas a cargar el vehículo, el coste oscilará entre los 2,32 € (madrugada) y los 5,49 € (hora punta).

Si lo que quieres es cargar tu vehículo más rápido (carga semi-rápida), deberás incrementar la potencia contratada de tu casa a los 6,9 kW. En este sentido, si, por ejemplo, tienes contratado 4,6 kW, el gasto de gestión será de 114,10 € para elevar la potencia, con un aumento mensual de 10 € por el coste de potencia. Antes de llegar a este punto deberás estudiar detenidamente si te compensa este aumento o si te resulta suficiente con dejarlo por la noche cargando.

En una estación de servicio los precios suelen variar bastante (pueden cobrarte por tiempo o por kW usado). Dependiendo de la tarifa, el coste de una recarga puede estar entre los 6 y 12 €, pudiendo tardar desde 30 minutos a 4 horas.

¿Cómo conducir un vehículo eléctrico para ahorrar batería?

Ahora que ya conoces el coste aproximado que supone cargar un coche eléctrico, queremos compartir contigo unos consejos que te serán muy útiles para alargar la duración de la batería. ¡Arrancamos motores!

conducción coche eléctricoConduce con eficiencia

A la hora de conducir un coche eléctrico, uno de los aspectos más relevantes es la eficiencia al volante. Con una conducción eficaz serás capaz de alargar la autonomía de la batería y lograrás aprovechar los sistemas avanzados que disponen este tipo de vehículos, como la frenada cinética. Dicho de otra forma, gracias a la reducción de la velocidad alcanzarás una mayor carga que te posibilitará recorrer más kilómetros.

Modo de bajo consumo (Eco)

La gran mayoría de los vehículos eléctricos atesoran un modo de conducción de bajo consumo que limita el par del motor y alarga electrónicamente el recorrido del acelerador. Al activarlo es como si utilizaras únicamente un 25 % del pedal en lugar del 50 % que presionarías en modo normal. De esta manera, tu gasto de energía será menor y aumentarás la duración de la batería.

Posición B del cambio

Resulta usual en los coches eléctricos que el mando del cambio automático incluya las posiciones habituales P, R, D y N (aparcamiento, marcha atrás, conducción y punto muerto), así como una que se llama B.

Esta última incrementa la retención del vehículo al desacelerar, incrementando al mismo tiempo la recuperación de energía. Es muy útil en descensos prolongados en montaña o en pendientes de cierta longitud en autopistas.

La inercia es tu amiga

Los vehículos con batería tienden a retener menos que los tradicionales al dejar de acelerar y te permiten recorrer distancias superiores antes de presionar el acelerador otra vez. Al frenar y desacelerar recuperan pequeñas cantidades de energía al transformar el movimiento en electricidad para recargar la batería. Si aprovechas bien este aspecto contribuirás a mejorar la autonomía de la batería.

Ahora que ya sabes cuánto cuesta cargar un coche eléctrico y cómo mejorar su rendimiento, será una opción más a considerar en la compra de tu coche. Un vehículo de presente y futuro que apuesta por cuidar el medio ambiente.