¿Híbrido enchufable o no enchufable?

Cuando buscas pasarte a un coche más respetuoso con el medio ambiente, te encontrarás de cara con la decisión de si es mejor un híbrido enchufable o no enchufable. Por supuesto, no nos olvidamos de los coches 100% eléctricos, pero en este post queríamos centrarnos en las diferencias entre un híbrido enchufable o normal.

De entrada tenemos que confesar que no hay uno mejor que otro, y que serán siempre las necesidades del conductor lo que hará que la balanza se incline de uno de los lados. Así que si quieres saber la respuesta a si llevará la etiqueta 0 ó la etiqueta ECO… o cuál es más útil, sólo tienes que montarte con nosotros, ¡Te llevamos!

Híbrido enchufable

Estos coches, también conocidos como PHEV por sus siglas en inglés Plug-In Hybrid Electric Vehicle, se componen de dos motores, uno de combustión y otro eléctrico. En el caso de estos vehículos la autonomía del motor eléctrico suele ser mayor a los 40 kilómetros, una distancia en muchos casos suficiente para realizar los trayectos del día a día sin contaminar absolutamente nada. Esto es posible sobretodo en ciudad, ya que cuando este tipo de coche sale a carretera y necesita de más potencia, tendrá que hacer uso del motor de combustión, puesto que es más potente.

Estos coches híbridos enchufables llevan un equipamiento de baterías bastante alto para poder aguantar los viajes en su modo eléctrico. Tecnológicamente también se diferencian de los híbridos normales en que no recargan apenas batería por sí solos, para recargarlos son dependientes del enchufe.

Como te comentábamos estos coches suelen tener una autonomía mayor a los 40 kilómetros, esto es así porque es la manera que tienen de ser certificados con la etiqueta ambiental 0, la más ecológica, y así poder circular libremente por las ciudades.

Son una gran opción siempre que dispongamos de un enchufe. Ya que si no enchufamos este tipo de coches… no aprovecharemos sus características eléctricas, y circularemos siempre con su motor de combustión, con el añadido de que tendrá que hacer un sobre esfuerzo para cargar con el peso extra de las baterías y el motor eléctrico. ¡Contaminará más que un coche que no sea híbrido!

Si tienes posibilidad de enchufe, te mueves a diario por ciudad y no quieres un segundo coche para desplazamientos largos, los híbridos enchufables pueden ser tu mejor opción.

hibrido enchufable o normal

Híbrido no enchufable

Los híbridos no enchufables o híbridos autorrecargables son aquellos que también tienen dos motores diferentes, uno de combustión y otro eléctrico, pero en los que este motor eléctrico no se enchufa y por lo tanto sus baterías se recargan con la inercia, temperatura y fuerza de su otro motor. Las baterías que suelen tener estos coches para circular en modo eléctrico son más pequeñas que en el caso anterior.

En ciudad este tipo de coches funciona increíblemente bien y su consumo es muy reducido, ya que el hecho de frenar cada poco tiempo hace que la batería del motor eléctrico no se agote. Además, para los que no tienen la posibilidad de un enchufe es una solución muy cómoda.

La etiqueta que llevan estos coches es la etiqueta ECO en todos los casos, independientemente de su autonomía. Esta etiqueta tampoco tiene restricciones en las grandes ciudades por el momento.

Al igual que en el caso anterior, para distancias largas el coche usará su motor de combustión, y por lo tanto será tan respetuoso con el medio ambiente como a todos nos gustaría.

En cuanto a la conducción, es muy similar en ambos casos, ya sea híbrido enchufable o no enchufable, el coche será automático y su tecnología es la que automáticamente hará los ajustes necesarios en los motores para circular en cada momento con la energía necesaria, ya sea la de combustión la eléctrica o una combinación de ambas. Así que, cuando estemos al volante no tendremos que preocuparnos por nada.

Ahora que ya sabes las diferencias, piensa cuál se adapta mejora tu estilo de vida. Si quieres encontrar el híbrido perfecto para ti, seguro que está en Clicars.