Si tu coche diésel echa humo negro tienes un problema. Es uno de los grandes miedos que padecen los conductores de vehículos a gasóleo. Hoy te contamos cómo detectar este problema y a qué se debe para que puedas solucionarlo lo antes posible. 

Esta es una avería fácilmente detectable, porque se aprecia a simple vista. La gente no suele darse cuenta, porque se aprecia en marcha, pero otros conductores pueden referirse al problema si lo detectan mientras circulan. 

Lo normal es que el humo negro de un coche diésel no te impida circular, pero sí supone un grave problema para el funcionamiento del vehículo. Sucede a veces que un vehículo de gasóleo emite humo negro en condiciones normales, pero lo normal es que se trate de una avería que, además, puede darte problemas para superar la ITV.

¿Qué significa el humo negro de un coche diésel?

El humo negro de un coche diésel indica que el gasóleo no se está quemando y, por tanto, se está produciendo una combustión incompleta o ineficiente. Lo vehículos diésel suelen ser más contaminantes y por ello se les instaló un filtro de partículas que funciona a una temperatura elevada y constante. 

Sucede a veces que el flujo se interrumpe o sufre irregularidades, sobre todo si conduces mucho en ciudad, donde los coches diésel, al igual que el resto de vehículos, sufre más de la cuenta. Así, a un régimen de bajas vueltas, el filtro y el sistema de tu coche diésel acaba por tupirse e impide un correcto funcionamiento que desemboca en ese molesto humo negro.

Cabe recordar que los coches diésel son una mejor alternativa para viajes largos y fuera de ciudad. En cualquier caso, el colector de admisión de un coche diésel se puede limpiar, bien con productos propios para esta función o incluso con pequeños acelerones fuera de recorridos urbanos.

¿Qué es el filtro antipartículas y cómo se repara?

Tal y como te hemos contado, el filtro antipartículas se diseñó para que los coches diésel fueran menos contaminantes. Es un componente que no suele dar problemas, pero que hay que revisar. En coches que tienen un importante volumen de kilómetros, su efectividad puede decaer, por lo que necesitará ser cambiado, por ejemplo a partir de los 120.000 kilómetros

Algunos coches modernos son capaces de lanzar un aviso en el cuadro de mandos o centralita cuando el filtro antipartículas del coche diésel deja de funcionar, con lo que evitaremos que eche humo negro antes de tiempo. Otros componentes que deberás tener en cuenta para solucionar este inconveniente son los inyectores. 

filtro antiparticulas

¿Qué son los inyectores de un coche diésel?

Los inyectores de un coche son los que se encargan de suministrar a cada cilindro el combustible exacto en el momento preciso. Trabajan a mucha presión y necesitan estar alimentados por un carburante libre de impurezas, de ahí la importancia de que el filtro de combustible esté en buen estado. 

¿Qué es el caudalímetro de un coche diésel?

El caudalímetro de un coche diésel es otro componente importante para solucionar o determinar un problema cuando el coche diésel echa humo negro. Es el sensor que informa a la centralita del vehículo de cuánto combustible inyectar en función del aire que está entrando a través de la admisión.

Si el caudalímetro no funciona correctamente, puede ser que interprete que es necesario llevar más combustible de lo debido. No está de más comprobar el estado de otras piezas como los manguitos, puesto que pueden darse fugas que provocan el humo negro de un coche diésel

El mantenimiento para evitar el humo negro

Cuando veas salir el humo negro de tu coche diésel, lo primeros de lo que te lamentarás es de no haber hecho el mantenimiento adecuado. Es algo que siempre te recordamos en Clicars: la mejor estrategia para evitar estos problemas es revisar y mimar a tu vehículo

En cualquier momento del año, tu coche diésel, pero también de gasolina, debe tener al día elementos como:

  • Filtro de aire
  • Filtro de aceite
  • Filtro de combustible

El correcto funcionamiento de estas piezas de tu coche diésel evitará que desarrolles averías o que, por lo menos, mengue la posibilidad de sufrir problemas como el humo negro.

Evita los malos humos con Clicars

Si por algo se caracterizan los coches de Clicars es por estar absolutamente revisados. Gracias a nuestro sistema de 250 puntos de control, los vehículos de Buena mano que llegan a nuestros clientes, entre los que esperemos estés tú ;), en el mejor estado posible. ¡No queremos malos humos, sino que respires aire fresco en tu coche diésel de segunda mano y ocasión!