Hemos vivido semanas de calor intenso, en las que hemos utilizado para nuestro coche elementos tan importantes como el parasol delantero. Algunos consideran que este accesorio no protege el interior del coche, pero es mucho más importante de lo que parece, asegurando un interior más fresco y evitando que se desgasten los componentes del interior del coche.

¿Por qué es importante comprar un parasol delantero para el coche?

Lo primero que has de recordar es tratar de aparcar en una zona de sombra, porque solo con ese detalle conseguirás conservar mucho más fresco el interior de tu coche. Pero desgraciadamente, a veces las circunstancias no te lo permiten, y has de aparcar en una zona soleada, el parasol delantero es un accesorio fundamental. En las horas de más calor, el interior de un coche puede superar los 40 grados de temperatura que notarás nada más agarrar el volante si no pones un parasol delantero.

Esta sensación es muy desagradable y te obligará a poner el aire acondicionado, en caso de tenerlo, al máximo de potencia para poder arrancar el vehículo. Otras partes del coche que pueden sobrecalentarse son las manillas o cualquier otro componente que sea metálico. Con los plásticos sucede algo peor, puesto que pueden llegar a deteriorarse o fundirse.

mejor parasol para el coche

El parasol delantero también te ayudará a evitar los gases que se desprenden cuando los materiales del interior del coche se someten a altas temperaturas. En el caso del benceno, nocivo, y que puede reducirse al mínimo con un parasol delantero. También debes evitar dejar en el interior botellas de plástico, gafas u otros objetos que puedan provocar un pequeño incendio por el efecto de los rayos del sol.

¿Cuáles son los mejores parasoles delanteros para el coche?

Los parasoles delanteros más sencillos suelen ser de cartón y son patrocinados, por lo que hay marcas de todo tipo que los regalan. Son los más fáciles de conseguir. Otros parasoles están hechos de vinilo, un material que aísla mejor del calor y hay opciones que combinan cartón y vinilo. Es importante que el parasol tenga cierto grosor, independientemente del material, porque eso siempre contribuirá a que se filtren menos rayos de sol.

En cuanto al tamaño o la forma, también podemos diferenciar varios tipos de parasoles:

  • Parasoles personalizados: hechos a medida del modelo del coche para poder doblarlo cuando quieras.
  • Parasoles enrollables: se pueden enrollar cómodamente y ocupan menos espacio.
  • Parasoles acordeón: como indica su nombre, se pliegan siguiendo esta forma, lo que asegura una gran comodidad.
  • Cortinillas: un elemento diferente pero igual de útil. Las cortinillas están hechas de una tela con rejilla y su instalación requiere colocar gomas de protección y clips.

Así que ya sabes, si quieres cuidar el estado de tu coche, lo mejor es que te hagas con un buen parasol delantero, y así proteger los elementos interiores del coche ¡y estar más fresquito en verano!