El IVA que se aplica a los coches de segunda mano es una cuestión importante a tener en cuenta en la compra de estos coches. Es un impuesto que no se abona en todas las operaciones. En este post, te contamos qué IVA se aplica a los coches de ocasión y cuánto tendrás que pagar.

Lo primero que has de saber es que el mercado de segunda mano y ocasión cada vez es más importante, porque permite acceder a un vehículo a un precio asequible sin desmerecer sus características. Por tanto, este sector, que moviliza millones de ventas cada año, también tiene regulado el pago de impuestos como el IVA, que generalmente es del 21%.

El abono de este impuesto indirecto, que recae sobre el consumo de bienes y servicios producidos, se aplica cuando el vendedor es un empresario. Sin embargo, has de saber qué las operaciones entre particulares también acarrean el abono de una tasa. Así, existen dos tributos fundamentales en una compraventa de un coche de segunda mano y ocasión.

¿Qué es el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales?

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) es el más común de estos tributos y está ligado solo a las operaciones de coches de segunda mano y ocasión que realizan los particulares. Esta tasa, que se abona en otros supuestos como la compra de un piso, es abonada por el comprador y su monto difiere entre autonomías. Así, representa entre un 4% y el 8% del valor del coche.

Este impuesto se calcula utilizando el valor venial, que es el precio que puede alcanzar un coche en el mercado de segunda mano.
Pueden existir diferencias según la cilindrada del coche o de su antigüedad

Son dos impuestos diferentes que se aplican de modo independiente.

iva impuestos coche segunda mano

¿Cuándo se paga el IVA de un coche de segunda mano y ocasión?

El IVA en un coche de segunda mano, como te hemos comentado, solo interviene cuando la operación de compraventa se realiza por parte de una empresa. Asimismo, existe otra tasa denominada Régimen Especial de Bienes Usados que se aplica en este mismo supuesto. En general, el IVA es de un 21% en la compra de coches de segunda mano. Pero repetimos, en este tipo de ventas no se paga el ITP.

Ejemplo práctico:

Un coche de segunda mano y ocasión está valorado en 8.000 euros. En este caso, el comprador abonará 6.230 euros netos y 1.680 en concepto de IVA.

Esta es la expresión más básica del cálculo, pero aquí hay que hacer una puntualización importante. El vendedor puede deducir alguna cantidad del IVA en la compra del vehículo. De este modo, el 21% de este impuesto indirecto afectará solo a la parte proporcional que corresponde con lo que no se dedujo. Por ejemplo, permite la deducción del IVA en la compra de tu coche de segunda mano y ocasión si demuestras que lo utilizas en tu actividad económica. En estos casos, la parte de IVA que es deducible de los gastos es del 50% de la cuota.

¿Cómo es la factura de una compra de un coche de segunda mano y ocasión?

Los dos caminos explicados hasta aquí para comprar un coche son válidos, pero cada uno tendrá un recorrido diferente a la hora de facturar. Así, si el vendedor se dedica empresarialmente a la compraventa de coches, estará exento del pago del ITP y se puede acoger al Régimen Especial de Bienes Usados, el conocido como REBU.

Por tanto, podrás encontrar dos tipos de factura:

  • Una factura si no se acoge al REBU: en ella aparecerá desglosado el IVA del 21% y el precio del coche vendido.
  • Una factura si se acogen al REBU: en este recibo tendrás una factura que incluye el IVA, pero no desglosado. Y recuerda que este impuesto aquí no es deducible.