¿Cómo funciona el airbag de un coche?

El airbag de un coche es uno de los principales elementos de seguridad pasiva con los que se consigue salvar más vidas en carretera. Y, complementándose con el cinturón de seguridad, su efectividad se potencia enormemente.

Desde su aparición, hace ya 35 años, ha ido evolucionando, adaptándose y mejorando, hasta desarrollar diferentes tipos capaces de cubrir más zonas del cuerpo, en caso de una colisión, desde casi cualquier ángulo.

Pero, ¿sabes cómo funciona un airbag? ¡Pues no te quedes con las dudas! En Clicars, te lo explicamos todo. Adelante, ¡has aparcado en el sitio perfecto!

¿Cuáles son sus funciones?

Las funciones de un airbag son muy claras y consisten, básicamente, en absorber el impacto de la colisión y facilitar que los movimientos de los cuerpos de los ocupantes sean más suaves. Además, evita que se produzca un impacto contra el volante e intenta acotar, dentro de sus posibilidades, el movimiento brusco de la cabeza. Evitando así, posibles lesiones cervicales.

Otra de las funciones más destacables del airbag de un coche es que protege la cara, y sobre todo los ojos, de los cristales que se desprenden de una fuerte colisión frontal.

Por lo tanto, su máxima función es la de reducir y paliar los posibles daños en los ocupantes de un vehículo tras sufrir éste un accidente.

airbag coche

¿Cómo funciona?

El funcionamiento del airbag de un coche es bastante complejo, ya que debe desplegarse en el momento exacto, y a la velocidad concreta, para evitar daños y no causar más.

En el momento en el que se detecta el impacto, se tardan entre 15 y 30 milisegundos en valorar la gravedad y ordenar la detonación de los airbags. Y, para que se desplieguen, se necesitan otros 20 o 30 milisegundos y lo hacen a una velocidad de más de 250 km/h.

En el momento de la colisión, el sensor de detección de accidentes se activa, evaluando en cuestión de milisegundos la gravedad del impacto. Además, envía también una señal al detonador del mecanismo de despliegue, que es pirotécnico, y en el instante preciso provoca la salida del gas que permite inflar la bolsa.

El mecanismo está programado para catalogar la fuerza del impacto según la gravedad de éste y, por tanto, actuar en consecuencia:

  • Gravedad 0: considerado como accidente mínimo o leve, por lo que no se accionará el airbag.
  • Gravedad 1: colisión de gravedad moderada, en la que es posible que los airbags del coche se activen en su primera fase.
  • Gravedad 2: accidente grave. Se ponen en marcha todos los mecanismos y se accionan los airbags en primera fase
  • Gravedad 3: accidente muy grave. Todos los airbags responden a la colisión y se accionan en todas sus fases.

Componentes

Para que todo el sistema funcione correctamente, el airbag necesita la correcta instalación de todos los componentes que propician su correcta respuesta:

  • Unidad de control del airbag: que sirve para detectar a tiempo los accidentes, las señales de los sensores, activar los circuitos necesarios, suministrar la energía necesaria a estos circuitos…
  • Sensores de accidentes: que son los que detectan el impacto.
  • Sensor de seguridad Safing: que es un sistema que evita que el airbag se active de forma involuntaria.