Seguridad activa y pasiva en el coche

Cada vez existen coches más seguros gracias a los avances que podemos encontrar en la seguridad activa y pasiva del coche, siendo esto algo que relacionamos con los avances derivados de la tecnología. De esta manera, los coches actuales disponen de más elementos de seguridad, aunque los mismos siguen formando parte de dos categorías que desgranaremos en las siguientes líneas.

Diferencias entre seguridad activa y pasiva del coche

Los fabricantes de los vehículos desarrollan dispositivos atendiendo a las normas que dictan los organismos internacionales para paliar las consecuencias de los accidentes de tráfico. No obstante, la finalidad de la seguridad vial es procurar que esos accidentes no se produzcan o que, al menos, las consecuencias sean mínimas. De esta manera, tanto los elementos de seguridad activa como los de seguridad pasiva se mejoran para que estas consecuencias no se produzcan o tengan la menor gravedad posible.

Seguridad activa

Se trata de aquellos elementos que ayudan a mejorar la eficacia y la estabilidad del vehículo en marcha y a prevenir las posibilidades de accidente. Aquí incluiríamos el sistema de frenado, el sistema de dirección, las suspensiones, los neumáticos, la iluminación y el sistema de control de estabilidad.

seguridad coches

El sistema de frenado resulta decisivo para el buen funcionamiento de un coche, pues hace que este aminore la velocidad y así no tengamos ningún accidente. Del mismo modo, la dirección hace posible que podamos maniobrar con el coche y las suspensiones posibilitan que el coche absorba mejor los impactos y tenga una mayor estabilidad.

A su vez, los neumáticos también deben estar en perfecto estado, ya que no debemos olvidar que son las únicas piezas del coche en contacto con el suelo, por lo que debemos vigilar que tengan la presión adecuada para poder circular en cualquier circunstancia. Además, la iluminación debe ser óptima para tener una buena visibilidad durante la noche o en condiciones climatológicas adversas. El control de estabilidad, por su parte, se encargará de percibir los problemas relacionados con la velocidad para aconsejar sobre frenar o reducir la velocidad.

Seguridad pasiva

Este concepto hace referencia a los elementos que hay dentro del vehículo que han sido diseñados para reducir los daños siempre que un accidente no se haya podido evitar. De esta manera, lo primero que se nos viene a la cabeza es el cinturón de seguridad, totalmente imprescindible en la seguridad vial, dado que, en caso de impacto, bloquea un mecanismo para que nuestro cuerpo no salga disparado y las consecuencias no sean tan negativas.

No obstante, no es lo único con lo que cuenta un coche para paliar los daños de un accidente. Aquí también cabría destacar la función de los airbags, los cuales se inflan ante un golpe importante y tratan de amortiguar dicho impacto. El chasis y la carrocería también resultan necesarios para absorber los impactos, así como los cristales, el reposacabezas y las sillitas con sistema ISOFIX para los más pequeños. Elementos todos ellos que también incluiríamos en esta seguridad pasiva.

Como ves, los elementos de seguridad activa y pasiva del coche son necesarios tanto para prevenir como para mitigar las posibles consecuencias de un accidente.