El Impuesto de Matriculación es una de las tasas más importantes que se pagan en los coches nuevos, un impuesto que ha sufrido varias modificaciones en los últimos tiempos, la más reciente, en vigor desde julio, tras la presentación del Gobierno de una reforma con la que daba marcha atrás a las normativas más restrictivas en materia de emisiones. Así, hasta el 31 de diciembre, la mayoría de los coches pagarán por Impuesto de Matriculación entre 800 y 1.500 euros, es decir todos aquellos que emitan más de 144 gramos de CO2, margen más amplio que los 120 gramos de CO2 previstos inicialmente. Por debajo de ese límite, estarán exentos del pago de esta tasa.

El nuevo Impuesto de Matriculación ya está en vigor y está incluido en un paquete de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal. Para entender las razones y los antecedentes de esta reforma hay que entender cómo se miden las emisiones de los coches, un parámetro regido por el protocolo europeo WLTP, que en 2018 sustituyó al protocolo NEDC. ¿Cuáles son las diferencias entre ambos? El WLTP es mucho más realista que el anterior, que consistía en pruebas de laboratorio frente a los test en condiciones reales de carretera y uso que se emplean en el protocolo actual.

El cambio en la medición de emisiones que afectó al Impuesto de Matriculación

Este cambio en la forma de medir las emisiones de los coches cambió por completo las reglas del juego. Así, las fichas técnicas de algunos vehículos que ya estaban en el mercado aumentaron sus valores, lo que al final acabó redundando en el pago de mayores impuestos como el de Matriculación, que en España se abona por tramos. Es decir, no todos los coches nuevos llevan asociado el mismo Impuesto de Matriculación, que dependerá de su poder contaminante. De este modo, tras el nuevo protocolo de emisiones y antes de la moratoria aprobada quedaba del siguiente modo:

Hasta 120 g/km de CO2: 0% de Impuesto de Matriculación
Entre 121 y 159 g/km de CO2: 4,75% de Impuesto de Matriculación
Entre 160 y 199 g/km de CO2: 9,75% de Impuesto de Matriculación
Por encima de 200 g/km de CO2: 14,75% de Impuesto de Matriculación

Estos tramos del Impuesto de Matriculación volverán a estar activos a partir del 1 de enero de 2022 y en la práctica suponen que muchos de los coches que antes de la reforma no pagaban esta tasa tendrán que abonarla. Pero hasta diciembre de 2021, con la moratoria aprobada, los tramos del Impuesto de Matriculación quedan del siguiente modo:

Hasta 144 g/km de CO2: 0% de Impuesto de Matriculación
Entre 145 y 191 g/km de CO2: 4,75% de Impuesto de Matriculación
Entre 192 y 239 g/km de CO2: 9,75% de Impuesto de Matriculación
Por encima de 240 g/km de CO2: 14,75% de Impuesto de Matriculación

Así, con la reforma recientemente aprobada, habrá una serie de coches que se ahorrarán cerca 800 euros en el Impuesto de Matriculación. Pero no todos se verán afectados, solo si están dentro de determinadas horquillas. Hablamos de los siguientes coches:

Aquellos entre 121 g/km y 144 g/km pasarán de pagar el 4,75% a quedar exentos
Aquellos de 160 g/km a 191 g/km pasarán de pagar el 9,75% al 4,75%
Aquellos de 200 g/km a 240 g/km pasarán de pagar el 14,75% al 9,75%

¿Qué emisiones tiene mi coche?

Puede que a estas alturas no sepas qué emisiones tiene el coche nuevo o de segunda mano y ocasión que vas a comprar, por lo que vamos a ponerte ejemplos que sirven de referencia. Lo haremos a través de las emisiones de la gama de coches nuevos de Peugeot, tomando como referencia siempre la opción de motor de cada modelo con menos emisiones.

Peugeot 108: 110 g/km
Peugeot 208: 106 g/km
Peugeot 308: 122 g/km
Peugeot 508: 120 g/km
Peugeot 2008: 114 g/km
Peugeot 3008: 129 g/km
Peugeot 5008: 133 g/km
Peugeot Rifter: 135 g/km

Impuesto de matriculacion 2021

Como puedes comprobar, cualquier Peugeot nuevo, en su tramo más bajo de emisiones, no pagaría el Impuesto de Matriculación hasta final de año. Esta circunstancia temporal puede que redunde en rebajas de los precios de los coches nuevos, aunque nuestra recomendación es que compares con los precios anteriores y también con los de los coches de segunda mano y ocasión cuyas emisiones y todos los datos puedes comprobar al detalle en las fichas técnicas de Clicars.

Todo esto, en relación a los modelos de combustión con motores de gasolina o diésel, puesto que los coches ECO están exentos del Impuesto de Matriculación por su menor nivel de emisiones de partida, que en el caso de los 100% eléctricos llega a ser Cero, como evidencia la pegatina de la DGT que luce en sus parabrisas. Además, has de tener en cuenta que esta medida no tiene carácter retroactivo, por lo que solo los coches nuevos vendidos a partir del 1 de julio y hasta el 31 de diciembre se verán afectados por esta reforma, que busca relanzar las ventas de coches nuevos en España.