Consejos para hacer un buen test drive

Comprar un coche es una decisión muy importante que hay que pensar, valorar y planear bien. La mayoría de los españoles tienen el mismo coche por un plazo de tiempo máximo de 8-10 años, por lo que, a la hora de escoger qué coche comprar, hay que tener en cuenta muchos factores diferentes.

Es posible que, en algún momento, hayas escuchado que los concesionarios permiten llevar a cabo tests drive gratuitos, pero no tienes muy claro en qué consisten, o bien no sabes qué mirar al comprar un coche. Por eso, en este post, vamos a darte 5 consejos claves para que realices un test drive en condiciones y acabes llevándote a casa el coche que realmente más se adapte a tus necesidades. Así que no te lo pienses más, abróchate el cinturón porque… ¡estamos listos para salir a rodar!

¿Qué es?

Lo primero que debes saber es qué es un test drive, así que vamos a empezar por el principio. El test drive es una prueba de conducción que los concesionarios permiten hacer, a los potenciales compradores, para valorar y evaluar la conducción de un vehículo antes de comprarlo.

Esta prueba es completamente gratuita y, además, no exige un compromiso de compra. Sin lugar a dudas, es muy recomendable para poder comparar los vehículos en los que estamos interesados y acabar decidiendo cuál es el que más nos conviene.

Que es un test drive

Consejos

Para que el test drive resulte efectivo y ayude a tomar la decisión final, es fundamental saber qué hay que tener en cuenta, así que, desde Clicars, queremos facilitarte estos 5 consejos:

1. Prueba lo que realmente necesitas

Puede resultar tentador acudir al concesionario a probar el último modelo del mejor de los súper deportivos… pero si lo que necesitas es un vehículo para el día a día, para llevar a la familia o para ir por caminos de tierra, eso será una pérdida de tiempo. Cuando vayas a hacer el test drive, asegúrate de tener claro qué clase de vehículo es el que necesitas y, sobre todo, para qué lo quieres. Mira, compara y, entonces, haz la prueba con el modelo que creas que mejor pueda llegar a adaptarse a ti.

2. Escoge tu ruta

No sirve de nada circular por carretera si el uso habitual que le darás a tu vehículo es, por ejemplo, por ciudad. Sólo tú sabes exactamente para qué utilizas tu coche diariamente, así que escoge el lugar por el que querrás llevar a cabo el test drive y así comprobarás cómo responde el modelo que estás probando. Podrás valorar la suspensión, la potencia, los ruidos… Debes probar, también, la aceleración y la frenada, por lo que pasar por subidas pronunciadas te despejará muchas dudas. No olvides probar, también, el cambio de marchas y su comportamiento, tanto en largas como en cortas, así que planea bien la ruta que quieres hacer.

3. No vayas solo

Ir acompañado te ayudará a resolver muchas más dudas. Cuatro ojos ven más que dos y dos personas preguntan más que una. Así que, si puedes, intenta que alguien te acompañe a realizar el test drive.

Que es un test drive

4. Mil preguntas nunca fueron suficientes

No importa cuántas dudas o preguntas tengas, hazlas todas mientras tengas el coche delante o lo estés usando. No te vayas a casa sin resolver hasta la más mínima cuestión. Ten en cuenta que la persona que te acompaña está precisamente para ello, así que no te cortes.

5. Piloto, copiloto y pasajero

No te conformes sólo con conducir. Cuando te decidas a hacer el test drive, intenta probar el coche también como copiloto y pasajero en los asientos traseros. La comodidad de todos los asientos y la experiencia que viviréis todos los ocupantes del coche también se debe tener en cuenta.