¿Qué tipo de coche comprar? Guía de carburantes 2020

¿Qué tipo de coche comprar? Esta es la pregunta que nos hacemos muchos de nosotros si estamos pensando en adquirir un coche. Ya que, con tantas opciones, son muchas las dudas que nos pueden surgir respecto al tipo de carburante que usará nuestro futuro coche. Y no es para menos, ya que se trata de una decisión sumamente importante, que notaremos directamente en nuestro día a día. Es por eso que hoy desde Clicars te traemos una Guía de carburantes para 2020.

Gasolina, diésel, eléctrico, híbrido, gas licuado, gas natural… Es abrumador tener tantas opciones, y si encima, sumamos las nuevas leyes y restricciones medioambientales la cosa se complica aún más.

Pero no te preocupes, esta guía te ayudará a entender qué son estos carburantes, cuáles son sus particularidades, cuánto de respetuosos son con el medio ambiente, cómo encajan dentro de las nuevas normativas de circulación y de qué manera puedes repostar estos diferentes combustibles. ¡Súbete, arrancamos!

1. Gasolina

Se trata de uno de los combustibles más tradicionales y que todos conocemos. Este carburante alimenta un motor de combustión interna que es el que hace que nuestro coche ruede. En este caso es muy fácil encontrar dónde repostar y las averías que presentan son de las más baratas en comparación con el resto de combustibles.

En comparación al diésel, su gran rival, es más caro, pero como hemos dicho las averías que presenta son más baratas, y más importante todavía, el precio de venta de estos vehículos suele ser más barato que el de los coches diésel.

Por último, los coches de gasolina anteriores al 2000 ya tienen la restricción de entrada en ciudades como Madrid, y está previsto ir limitando cada vez más el acceso al centro de las ciudades de estos coches. Pero tranquilo, como te explicamos, por ahora solo hay noticia de que esto afecte a coches anteriores al año 2000, por lo que si piensas en comprarte un vehículo nuevo, aunque sea de segunda mano, no es algo que deba preocuparte.

En definitiva, los coches de gasolina siguen siendo una gran opción si tienes dudas sobre que tipo de coche comprar, a pesar de que la gasolina no es lo más barato, comprar uno de estos coches, si es de las opciones más económicas. Aquí puedes encontrar una gran variedad de coches gasolina de Buena Mano.

coche electrico

2. Diésel

La otra opción clásica. Más contaminante que la gasolina, y por eso sus restricciones ambientales son mayores.

Ha tenido una gran aceptación antaño, ya que para los conductores que hacen muchos kilómetros en carretera, es significativamente más barata que su competidora la gasolina. No obstante, sus averías son más costosas y el precio de venta de estos coches, suele ser más elevado, ya que el motor es más complejo.

Para repostar este combustible no tendrás que dar muchas vueltas, ya que se encuentra fácilmente en cualquier gasolinera, como de costumbre. En relación a sus restricciones, hay que decir que son más duras. Mientras que para los coches de gasolina afectaba a aquellos que eran anteriores a 2020, para los diésel, la fecha a tener en cuenta es 2006, ya que si el coche es anterior a este año tendrá pegas para entrar en algunas ciudades.

Pero como te decíamos antes, no descartes la compra de un coche diésel por esto, ya que su precio ha bajado considerablemente, sobretodo en segunda mano. Y al tratarse de coches con pocos años no se verán afectados por estas restricciones. Puede que no tengas que pensar más que tipo de coche comprar, y esta sea la oportunidad que estabas esperando para hacerte con el coche de tus sueños.

Para que te convenzas, mira nuestra gama de coches diésel de Buena Mano.

3. Eléctrico

Cuando hablamos de un coche 100% eléctrico, tenemos que tener en cuenta varias cosas. A día de hoy, son una gran opción para circular por las ciudades y núcleos urbanos, las marcas han apostado muy fuerte por este tipo de coches. Pero por otro lado, estos coches tienen ciertas limitaciones, su batería es su principal hándicap, ya que no debemos hacernos ilusiones, en muy raras condiciones va a coincidir el uso real con lo que indica el fabricante.

En trayectos largos, habrá que planificar de antemano la ruta que seguiremos, para hacer paradas en los puntos de carga. Una opción, es hacer uso de aplicaciones que nos muestran cuáles son las estaciones de servicio que disponen puntos de carga para estos coches.

¿Si tiene estos puntos negativos, por qué se está apostando fuertemente por ellos? Pues porque son una grandísima opción de movilidad urbana, no tienen ninguna restricción, son extremadamente baratos para circular y respetuosos con el medio ambiente. Puede ser el coche perfecto siempre que encaje con tus necesidades. Su precio de venta si suele ser más elevado, pero la idea es que se acabe compensando con el ahorro de combustible.

Recuerda que si te decides por un coche eléctrico deberás instalar un punto de carga para tu coche. ¡Encuentra tu coche eléctrico de Buena Mano!

gasolina o diesel

4. Híbrido

Estos coches híbridos tratan de combinar lo mejor de ambos mundos para ofrecer un vehículo más respetuoso con el medio ambiente, que sea de bajo consumo, y versátil, es decir, con el que hacer trayectos largos.

El precio de venta de estos coches también es más alto que el de uno tradicional. Y como te podrás imaginar, al tener dos motores, las averías suelen ser más caras, ya que son dos motores los que podrían dar problemas.

Aquí diferenciamos los híbridos enchufables de los híbridos no enchufables. Los híbridos enchufables dan más protagonismo al motor eléctrico, tendrán más duración y potencia, en ciudad serán capaces de funcionar prácticamente con energía solamente eléctrica. En cambio, los híbridos no enchufables recargan energía únicamente de la fuerza obtenida en los frenados, y es raro conseguir hacer un trayecto 100% eléctrico aunque sea una distancia corta. Aquí dependerá de cada coche en concreto y de sus especificaciones, por eso será muy importante informarse bien previamente.

Este tipo de coche puede ser una opción muy interesante, ya que actualmente no tiene restricciones a las grandes ciudades, y el impacto en su consumo es más que notable. Si quieres lo bueno de ambos mundos échale un vistazo aquí.

5. Gas licuado (GLP)

Si estás pensando en comprar un coche de gas licuado, te explicamos las ventajas e inconvenientes de esta alternativa, que a pesar de no ser la más popular, poco a poco se abre paso.

Lo esencial que tenemos que saber sobre el gas licuado es que tiene un funcionamiento muy similar a la gasolina, e incluso los motores tradicionales de gasolina, pueden modificarse para que admitan el gas licuado como combustible alternativo.

Un coche de gas licuado es más respetuoso con el medio ambiente, y además, acaba siendo considerablemente más económico que la gasolina, en torno a un 40% más barato. Actualmente en España son pocas las gasolineras que ofrecen este carburante, en este caso, también puedes hacer uso de aplicaciones para encontrarlas.

Puede ser una gran opción si vives cerca de una de estas gasolineras con gas licuado, ya que tampoco tienes que renunciar a la gasolina tradicional, estos coches llevan un depósito para cada tipo combustible. Si crees que está opción es para ti, mira nuestros coches de gas licuado disponibles.

6. Gas natural (GN)

Quizás la alternativa menos popular. Su sistema es parecido al gas licuado, se trata de coches, normalmente de gasolina, que cuentan con un depósito alternativo para gas natural. Este combustible es el único que se encuentra en forma gaseosa. Pero no te preocupes, el coche no pierde nada de su rendimiento por usar este combustible.

Es también una opción más limpia y respetuosa con el medio ambiente, además, es mucho más barato que la gasolina, aunque un poco más caro que el gas licuado.

En cuanto al repostaje, lo cierto es que muy pocas gasolineras cuentan con este servicio. Pero muchas flotas de autobuses lo usan, ya que garantizando un punto en el que repostar es una opción muy barata.

Junto con los coches de gas licuado, son los considerados coches ECO en las grandes ciudades, y no tienen restricciones de acceso por el momento, un gran punto a favor de estos coches.

Así que… ¿Qué tipo de coche comprar?

Como ves, no es tan difícil decidir que tipo de coche comprar, solo debes tener en cuenta cuál es el uso que harás de tu vehículo. Infórmate bien sobre las prestaciones del coche en cada caso, para ver si encaja con tus necesidades, si haces esto, seguro que encontraras la gran oportunidad que estabas esperando.