Cómo asegurar un coche nuevo o de segunda mano y ocasión

Detrás del proceso de comprar un coche, sea nuevo o de segunda mano y ocasión, hay otros trámites que tendrás que resolver, como asegurar el coche, un requisito obligatorio para circular, tal y como recoge la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro de Vehículos a Motor. La multa por conducir sin seguro es de 650 a 2.800 euros, según el tipo de coche que se conduzca. Pero, ¿Cómo contratar un seguro que se adapte a tus necesidades?

Contratar un seguro para un coche nuevo

Escoger el seguro para el coche correcto dependerá de factores como la edad del vehículo. No es lo mismo contratar una póliza para un coche nuevo que para uno de segunda mano y ocasión. Hay otras cuestiones importantes como el tipo de coche, sus elementos o su potencia, así como la frecuencia de uso que influirán en tu decisión. Así como la edad del conductor o su historial.

Lo lógico es contratar una póliza con mayores coberturas para un coche nuevo y después ir bajando. En cualquier caso, como mínimo deberás contar con un seguro a terceros, el que exige la ley, y que cubre los daños materiales y personales que el coche asegurado cause a otros. Eso sí, has de saber que con este contrato tanto tú como tu coche quedaréis fuera de la protección.

Los conductores más precavidos y conservadores optan, en un principio, por modalidades más caras como el seguro a todo riesgo, que protegen más el coche, y, sobre todo, ofrecen una mayor cobertura para el conductor. Igualmente, en caso de un accidente en el que no estén implicados otras personas o vehículos, el coche asegurado está protegido. Pero has de saber que dentro de una misma categoría de seguros existen diferentes tipos.

Así, en las pólizas a todo riesgo hay contratos con o sin franquicia. ¿Qué significa esto? Pues que si optas por los seguros con franquicia, más baratos, tendrás que pagar por los gastos relacionados con un accidente o siniestro hasta una determinada cantidad. Imagina, por ejemplo, que tienes un seguro con una prima de 300 euros: todos los daños que sufra tu coche por debajo de esa cantidad correrán por tu cuenta.

Los seguros a todo riesgo sin franquicia son más completos y no tienen esta condición. Tu coche estará protegido totalmente con estas pólizas, aunque hay determinadas cuestiones que ni estos seguros cubren. Es el caso de un reventón o un pinchazo de una rueda, un incidente excluido de la mayoría de las pólizas, a no ser que el daño de la rueda esté relacionado con un accidente más severo.

Contratar un seguro para un coche de segunda mano y ocasión

Cuando compras un coche nuevo, tú decides qué seguro quieres contratar, pero cuando optas por un coche de segunda mano y ocasión, puedes heredar la póliza del antiguo propietario en un proceso que llamamos subrogación. De este modo, tienes la opción de aceptar las condiciones que ya estaban contratadas, aunque si tu perfil es muy diferente al del anterior conductor, en ocasiones las compañías se niegan al traspaso. Imagina, por ejemplo, que eres un conductor novel y el anterior propietario, una persona con muchos años de carné. Puedes vivir una situación similar a la hora de renovar tu coche por otro nuevo, un proceso en el que tendrás la capacidad de pedir que se aplique a tu vehículo las condiciones contratadas del seguro vinculado a tu anterior coche. Además, esto solo funcionar

Entre los compradores de vehículos de segunda mano y ocasión suele ser habitual optar por seguros a terceros o seguros a terceros ampliados. En el caso de estos últimos, además la cobertura básica ya comentada que ofrecen los seguros a terceros, puedes añadir cláusulas de modo independiente como la rotura total o parcial de las lunas, el seguro por incendio, la reparación de daños, un apartado específico en caso de atropello… A esto se le pueden unir asistencias más específicas como la responsabilidad del hijo menor conduciendo sin carné, la defensa de multas, el robo del coche, la limpieza del vehículo por traslado de heridos… Y un sinfín de cuestiones que deberás consultar con tu compañía. Es, por así decirlo, un servicio a la carta adecuado si conoces bien tu situación y los usos que podrías hacer del coche.

Otra situación particular que puede darse es que tú seas el vendedor del coche y que, por tanto, cuando vayas a vender tu vehículo tengas ya todo el seguro pagado y necesites amortizarlo. Para no perder el gasto, puedes negociar con la aseguradora para que te devuelva parte de la prima que no has disfrutado o traspasar la póliza, como te hemos contado, al nuevo propietario.

Una cuestión que seguramente te planteas, independientemente del seguro de coche que tengas, es cuánto tarda la aseguradora en pagarte después de un siniestro. Aquí, recurrimos a la respuesta normativa, ya que según marca la Ley de los Seguros, como mucho las compañías deberían tardar 40 días en abonar una primera cantidad o gestionar la reparación o repuesto de los objetos asegurados.

Documentación para contratar un seguro de coche

Más allá de los tipos de seguro de coche que existen, está bien que conozcas qué documentos debes llevar para hacer el contrato de la póliza. Primeramente, necesitarás tu DNI, después la ficha técnica del coche, donde se recogen las características técnicas del vehículo y se refleja su historial de inspecciones. Deberás contar también con el permiso de circulación y tu carné de conducir en vigor, así como la factura de compra del vehículo que acredita la propiedad. Si no posees este documento, también puedes presentar los documentos que prueban que se trata de un regalo o donación. Por último, has de tener a mano un certificado de ITV.

Los coches de Buena mano con la mejor garantía están en Clicars

Antes de contratar tu seguro debes asegurarte tú mismo de que tu coche es el que mejor responde a tus necesidades o gustos. A veces, los coches de segunda mano y ocasión suscitan dudas, pero no los vehículos de Buena mano, consideración que tienen todas las unidades del stock de Clicars, gracias a la revisión de 250 puntos de control que pasan todos nuestros coches. Pero como queremos que todo salga sobre ruedas, te ofrecemos una prueba de 15 días o 1.000 km. para que tu compra sea la más segura. ¡Y si no te convence tu elección, te devolvemos el dinero!