Cómo lavar el coche a mano

Lavar el coche no es una cuestión simplemente estética. La limpieza forma parte del mantenimiento de cualquier vehículo. Y no solo en los primeros años de vida, cuando más mimo empleamos en su cuidado. Es un proceso clave evitar que se dañe la carrocería o el chasis. Lavando el coche evitaremos corrosiones y crearemos un ambiente más cómodo en el interior. Tanto para el conductor como para el resto de acompañantes. Puedes optar por un autolavado (también es bueno este método), pero queremos que conozcas también cómo lavar el coche a mano. Un proceso más minucioso y con el que lograrás un resultado perfecto si sigues estos pasos.

Cómo lavar el exterior del coche: ¿a mano o con pistola?

Podremos lavar la carrocería a mano o con una pistola. Si podemos, lo más rápido y efectivo será combinar ambos. Por ejemplo, en un box de lavado de una gasolinera o, en su defecto, usaremos una manguera para el prelavado. En cualquier caso, es recomendable que tengas una esponja para repasar bien cada centímetro de la chapa. Si optas por lavar tu coche en uno los espacios reservados de una gasolinera encontrarás una interfaz similar en casi todos, con varios programas ordenados cronológicamente.

Los más comunes son “prelavado” “lavado”, “aclarado” y “abrillantado”. En algunos encontrarás también funciones específicas para llantas. También puedes montarte tu propio equipo de lavado en casa con una hidrolimpiadora. Deberás mantener una distancia prudencial para no dañar en exceso la pintura. Pero tampoco te alejes demasiado para aprovechar el agua a presión que limpiará la suciedad más difícil. En la fase de aclarado nos alejaremos para eliminar más fácilmente el jabón.

Si tu elección de cómo lavar el coche a mano es con cubo y esponja, deberás tener varias unidades para ir cambiando. No apliques nunca un paño que no esté bien limpio. Sólo conseguirás extender la suciedad. Además, si tienes alguna arena impregnada en la carrocería, puede que la rayes. ¿Qué jabón debemos usar para lavar el coche? Lo mejor es uno neutro o específico para coche. No uses productos químicos como lejía o amoniaco. Cualquier líquido con una gran cantidad de alcohol provocará daños. Otros elementos que te ayudarán a obtener el mejor resultado son guantes o toallas de microfibra.

Cómo lavar el interior del coche: aspirador y paño

El lavado de tu coche no termina en el exterior. Para una correcta limpieza de tu coche has de esmerarte también en el interior. Es importante que sigas un orden para lograr el mejor resultado. Lo primero que has de hacer es vaciar por completo el coche, sobre todo para aspirar los huecos, cada vez más numerosos. Efectivamente, es fundamental que tengas acceso a un aspirador. Cualquier gasolinera tiene este servicio pero también puedes resolver en casa con un aparato similar o incluso conectar al USB del coche un aspirador portátil.

Una vez aspirado el coche, toca limpiar la tapicería. Tienes un montón de productos en supermercados y tiendas especializadas, algunos especializados en asientos o diferentes tipos de tejidos. Pero también puedes optar simplemente por usar agua, o una solución en la que incluyas algún lavavajillas o bicarbonato. Estos productos serán útiles sobre todo para manchas más conflictivas de grasa.

Para eliminar suciedades más particulares, hay trucos caseros con refrescos carbonatados o vinagre. Aunque cada vez se fuma menos en el interior de los coches, además de con ambientadores, puedes usar granos de café o el propio bicarbonato para eliminar el olor a tabaco.

¿Cada cuánto lavar el coche?

Seguro que es una de las preguntas que te has hecho, pero la respuesta tendrás que encontrarla tú en la mayoría de los casos. No hay un número determinado de veces, ya que todo dependerá del uso que hagas de tu coche. Si lo utilizas en tu día a día, seguro aprovecharás el fin de semana para darle una pasada. Ya sabrás que la elección del color de tu coche también influye en la frecuencia de lavado, ya que cuanto más oscuro es el tono, más sucio se verá. Por eso muchos conductores optan por colores claros como el blanco, el plateado o el gris.

Es importante que no te demores en lavar tu coche si tienes excrementos de pájaros en la carrocería, restos de insectos o restos de tierra y otros materiales tras un día en el campo. La resina de los árboles también puede dañar la pintura. Según la zona en la que vivas, habrá condicionamientos que afectarán al lavado de tu coche. Si resides cerca de la playa o el mar es recomendable que laves con frecuencia tu coche para evitar que el salitre corroa la carrocería. En algunos casos puede llegar a dañar el motor. Misma recomendación para los que viven o circulan por carreteras heladas en las que se echa sal. Otro factor a tener en cuenta es evidente: si tu coche duerme en la calle tendrás que estar más atento a su limpieza.

¿Puedo lavar el coche en la calle?

Lavar el coche a mano, lavado con pistola, autolavado… Son varias las opciones que tienes a tu disposición, pero habrá una cuestión que oriente tu decisión. Si no tienes un lugar habilitado en tu casa en el que puedas lavar tu coche tendrás que ir a una estación de servicio. ¿Eso quiere decir que no puedo lavar el coche en la calle? Efectivamente, tal y como recoge el Reglamento General de Circulación, “se prohíbe arrojar, depositar o abandonar sobre la vía objetos o materias que puedan entorpecer la libre circulación, parada o estacionamiento, hacerlos peligrosos o deteriorar aquélla o sus instalaciones, o producir en ella o en sus inmediaciones efectos que modifiquen las condiciones apropiadas para circular, parar o estacionar”. Traducido al lenguaje de los mortales: si estás con el cubo y la esponja en la calle pueden sancionarte. Las multas dependerán del ayuntamiento y oscilan entre los 30 y los 3.000 euros. Mejor no jugársela. Y si vas a lavar tu coche en una zona común de tu edificio, asegúrate de las normas de la comunidad.

En Clicars tienes tu coche de segunda mano reluciente

En Clicars, el primer lavado de nuevo coche de segunda mano Buena mano lo ponemos nosotros. Todo para que recibas en tu casa en 48 horas tu nuevo coche en las condiciones perfectas. Algo que conseguimos con la revisión más completa del mercado basada en 250 puntos de control. Eso sí, el segundo lavado ya corre por tu cuenta durante los 15 días o 1.000 km que tienes de prueba. ¡Si no te convence tu elección te devolvemos el dinero!