Cuáles son las emisiones de CO2 permitidas en España

Las emisiones de CO2 de los coches son siempre un tema delicado y con el que se está combatiendo duramente desde hace mucho tiempo. De hecho, debes saber que las restricciones actuales para proteger el medio ambiente y mejorar la calidad del aire son mucho más severas que hace algunos años. De esta manera, España dispone de una ley que regula estas emisiones y que desgranaremos en las siguientes líneas.

Emisiones CO2 permitidas de los coches en España

La apuesta por la conducción eficiente es clara, de ahí que muchas compañías confíen de manera ciega en los coches híbridos y los coches eléctricos, al igual que muchas ciudades que limitan el tráfico como es el caso de Madrid con Madrid Central – te dejamos aquí todo lo que necesitas saber sobre la etiqueta medioambiental -. Incluso, a tal extremo de conducción vamos a llegar que ya puedes ver coches híbridos de segunda mano y coches eléctricos de segunda mano, lo que hace indicar que estamos ante un mercado realmente emergente.

Y esto se ha producido porque estas emisiones han pasado de ser un simple dato a ser algo crucial en la compra de un vehículo, quedando los coches limitados en función de sus emisiones. Esto queda también determinado por la normativa de la ciudad y la carga fiscal del país. Ahora bien, ¿sabes cuáles son las emisiones de CO2 permitidas en España?

Emisiones co2 coches

Los coches españoles están obligados a cumplir con las normas del país y son los agentes de tráfico y las inspecciones correspondientes los que certifican que estos coches son aptos para la circulación. De esta manera, el límite de las emisiones queda marcado por el vehículo, pero también por el tipo de combustible.

Así, los coches de gasolina sin catalizador matriculados hasta el 1 de octubre de 1986 tienen un límite del 5 % en volumen de CO2, mientras que aquellos del mismo tipo, pero matriculados a partir de esa fecha, tienen un límite del 3,5 % en volumen de CO2. En cambio, aquellos coches con catalizador quedan sometidos a dos exámenes: con motor a ralentí y con motor acelerado, y en ambos casos se respetan los máximos autorizados por el fabricante o, si no se conocen, se aplica una tabla general de medidas estándares.

Medición para los nuevos coches

Como decimos, la lucha contra la contaminación es férrea, de ahí que los coches matriculados a partir de septiembre de 2018 deban someterse a las pruebas WLTP con las que se emite un certificado homologado en relación a estas emisiones de C02 Y NOx. Este protocolo determina cuáles son los coches que están exentos de pago en España, aunque de momento los límites permanecen como antes, pero con este protocolo el efecto es más seguro, efectivo y real.

Por otro lado, España tiene sus leyes pero también se adapta a la normativa europea, que ha adoptado unos protocolos más severos y una reducción importante de las tasas permitidas. Así, se pretende que las emisiones de CO2 queden reducidas en un 35 % en 2030, y se espera que esta cifra sea del 15 % para el año 2025.

La apuesta por el aire limpio es clara, y para ello es necesario combatir las emisiones CO2 de los coches de forma férrea. De esta manera, estaremos conduciendo hacia el futuro, pues todo irá sobre ruedas.