¿Estás buscando un coche de buena mano con algún tipo de electrificación? Ya sea híbrido, híbrido enchufable, eléctrico e incluso de hidrógeno, realizar una conducción eficiente es ideal para poder sacarle el máximo partido. Cuando te pones al volante de este tipo de vehículos, debes cambiar la forma de conducir y te vamos a explicar cómo hacerlo.

No te preocupes, realizar una conducción eficiente en coches ECO es muy fácil y tiene muchas ventajas. Una de las principales es reducir el gasto en combustible, pero, antes de nada, vamos a aprender a conducir de forma eficiente. Recuerda que si no realizas este tipo de conducción de forma correcta, se pueden producir averías bastante graves.


La conducción eficiente puede producir un ahorro de combustible de hasta un 25%

 

Conducción eficiente, ¿qué debes tener en cuenta para sacarle el máximo partido a tu coche ECO?

Conseguir conducir de forma eficiente es fácil, lo primero que debes hacer es utilizar marchas largas, sobre todo si estamos al volante de un coche híbrido, híbrido enchufable, hidrógeno e incluso de GLP o GNC. Lo ideal es circular siempre con la marcha más larga posible. Recuerda la importancia de realizar los cambios de forma suave y paulatina. De esta forma, el motor girará a bajas revoluciones y evitarás algún que otro susto.

En relación con el cambio de marchas, se debe tener un especial cuidado con el embrague. Siempre se deberá pisar hasta el fondo para engranar la marcha. Evita utilizarlo para frenar y cuando vayas a cambiar de velocidad, debes hacerlo de forma rápida, pero con suavidad para evitar que las revoluciones caigan notablemente.

Conducción eficiente coche eco

Se debe circular con una velocidad constante, es decir, debes evitar una conducción con grandes frenazos y acelerones. Además, a partir de 100 km/hora, los consumos de combustible aumentan exponencialmente. Es muy recomendable el uso del freno motor, para ello, tendrás que tomar decisiones con antelación y adaptarte a las condiciones de la vía. Así mismo, no debes aprovechar una pendiente para poner el coche en punto muerto.

La climatización del habitáculo también forma parte de la conducción eficiente. No se debe abusar ni del aire acondicionado ni de la calefacción. Lo ideal es circular con una temperatura de unos 22ºC. Evita abrir las ventanillas mientras se conduce ya que esto genera una mayor resistencia en el vehículo.

Independientemente del tipo de coche ECO que sea, es fundamental que se realicen los mantenimientos de forma correcta, al igual que comprobar el estado de los neumáticos. Son la única parte del vehículo que está en contacto con la calzada por lo que nuestra seguridad depende de ellos. Llevar los neumáticos con poca presión aumenta el consumo y el riesgo de accidente. Lo recomendable es mirar las presiones, al menos, una vez al mes.

Siempre que sea posible, utiliza el modo ECO. Esta tecnología te ayudará a guardar energía en la batería y reducir el uso del motor de combustión si se trata de un coche híbrido, híbrido enchufable, hidrógeno o de GLP o GNC.

Si vas a viajar, no sobrecargues el coche e intenta colocar el peso de forma uniforme. ¿Conduces un coche automático con algún tipo de electrificación o un coche completamente eléctrico? Cuando llegues a un semáforo no coloques la palanca en N. Si lo haces, el sistema de regeneración de energía dejará de hacer su trabajo y perderás energía.

¿Qué ventajas tiene la conducción eficiente en los coches ECO?

Conducir de forma eficiente tiene numerosos beneficios tanto para las personas como para nuestros bolsillos. Estas son las ventajas de la conducción ECO:

  • Ahorro de combustible y/o energía llegando incluso al 25%.
  • Aumenta la comodidad en los vehículos.
  • Minimiza el riesgo de accidentes.
  • Aumenta la relajación en los conductores y reduce el estrés.
  • Se reduce la contaminación ambiental y las emisiones de CO2 en hasta un 15%.
  • Se reduce la contaminación acústica.