Diésel o Gasolina: ¿Qué es mejor?

Existe una pregunta que se repite una y otra vez a la hora de comprar un coche nuevo o de segunda mano: ¿qué es mejor, el diésel o el gasolina? Para dar respuesta a esta eterna pregunta hay que considerar diversos factores que van desde lo económico hasta lo medioambiental. Hay diferencias considerables entre ambos tipos de coche y con este artículo esperamos ayudarte para que seas capaz de elegir la opción que más te convenga. ¿Listos para salir a rodar?

¿Qué es mejor, diésel o gasolina? Esa es la cuestión

Las conversaciones entre coches gasolina y diésel son muy habituales en los últimos años, sobre todo a raíz del escándalo desatado por las emisiones ilegales y por las normativas que se están aplicando para disminuir la contaminación en las grandes ciudades. Como consecuencia de esto, muchas personas se han visto obligadas a cambiar sus vehículos por otros menos contaminantes. Seguro que conoces más de un caso.

Diez años atrás, los coches diésel de segunda mano buena mano han superado a los coches de gasolina de segunda mano buena mano al mejorar su rendimiento, minimizando los humos y los ruidos que eran tan molestos en el pasado. Para que te hagas una idea, el diésel se convirtió en la opción más elegida durante años, llegando a ser un 70 % de los vehículos matriculados en España en el año 2012. Sin embargo, esta tendencia comenzó a revertirse en 2015, año en el que salió a la luz el escándalo de las emisiones diésel y donde perdieron mucha popularidad. Como resultado, los coches gasolina aumentaron sus ventas.

La comparativa referente a la contaminación entre estos tipos de combustible ha sido desde entonces un punto de desencuentro y debate. El diésel sigue ofreciéndote algunas ventajas respecto otros combustibles. Pero aun así, decidir qué es mejor comprar no es tarea fácil. Con el paso del tiempo, las diferencias en cuanto a contaminación entre ambos se difuminan.

Que es mejor comprar un coche diesel o gasolina

Ventajas e inconvenientes

Aparte de las cuestiones medioambientales, muchas personas acaban decidiéndose por un motivo económico. Pero también es muy importante que observes las necesidades que tengas, ya que en función del kilometraje, del consumo y del tipo de uso que le vayas a dar al coche, será más sencillo escoger entre uno u otro.

Para facilitarte esa elección, vamos a exponerte las ventajas e inconvenientes de cada uno. ¡Arrancamos motores!

Ventajas de los coches gasolina

– Repostaje fácil y rápido.

– Buenas sensaciones.

– Tipo de motor más sencillo.

– Potencia al subir de revoluciones.

– Emisiones de NOx y partículas muy controladas en coches modernos.

– Consumos más bajos en motores de última generación.

– Mejor motor para los coches deportivos.

– Motor conveniente en coches de poco uso y pocos kilómetros al año.

– Motor conveniente en coches sencillos y baratos.

Desventajas de los coches gasolina

– Fuente de energía más cara por kilómetro.

– Consumo más alto que el diésel.

– Menos recomendable que el diésel para hacer muchos viajes al año.

– Consumo muy alto en coches grandes y pesados.

– Poco recomendable para hacer muchos kilómetros al año.

– Empiezan a traer filtro de partículas en el escape para superar las normativas.

– Peor motor en el entorno urbano (si únicamente consideramos el consumo de energía y no el precio de adquisición).

– Poco recomendable para remolcar habitualmente.

– Combustible fácilmente incendiable.

Ventajas de los coches diésel

– Precio menor que la gasolina.

– Consumo menor que la gasolina.

– Sensación de aceleración sin esfuerzo.

– Mejor motor para viajar a menudo.

– Menos emisiones CO2 que la gasolina.

– Motor más conveniente en coches grandes.

– Buen motor para el todoterreno.

– Mejor motor para remolcar y circular cargado.

Desventajas de los coches diésel

– Olor que deja en las manos al repostar.

– Aceitoso y sucio si se derrama.

– Motores con poca potencia a altas rpm.

– Emisiones de NOx.

– Sensaciones poco deportivas.

– Más sistemas que pueden dar problemas.

– Sonido y vibraciones en motores de tres y cuatro cilindros.

– Poco interesantes para coches ligeros y urbanos.

La elección está en tus manos

Ahora que conoces que te ofrece cada uno, solo tienes que elegir aquel que se adapte mejor a tus gustos o necesidades. Los automóviles diésel son más caros de mantener y de asegurar, aunque su coste tampoco es tan alto. Otra cosa son las averías que sí son más caras de reparar.

La diferencia de precios en la ITV es mínima y la mayor diferencia que encontrarás será de unos 15 € más caro por parte del diésel. Algo que no debería condicionar tu elección por uno u otro.

Y si te planteas venderlo en menos de 10 años, considera elegir uno de gasolina, ya que un diésel es más complicado de amortizar.

Como ves, no hay una respuesta correcta. Son muchos los factores que entran en juego y que debes analizar antes de decidirte por uno de ellos.