Es momento de cambiar nuestro viejo coche y nos planteamos comprar un coche de segunda mano. Inmediatamente, una pregunta: “¿Cuántos kilómetros debe de tener el coche de segunda mano que escojamos?”.

Seguro que más de una vez nos hemos preguntado con cuántos kilómetros es mejor comprar un coche de segunda mano y han surgido miles de dudas. Es normal, como decimos, se trata de una de las primeras cuestiones que le vienen a la mente a todo comprador en ese momento.

Desde Clicars vamos a ayudarte con una serie de consideraciones que te servirán para tomar una decisión acertada. ¡Toma nota!

“Pocos kilómetros para mi nuevo coche usado”

El kilometraje del coche siempre tiene un peso significativo a la hora de sondear el mercado de vehículos de segunda mano y, sobre todo, a la hora de tomar la decisión de compra. Acostumbramos a valorar de modo positivo que ese coche que tanto nos gustó tenga pocos kilómetros. Y no tiene por qué ser necesariamente bueno encontrarse un coche usado de 8 años con 10.000 kilómetros… ¿Cuál es el motivo?

Un coche es una máquina y, como tal, está diseñado y fabricado para funcionar. Parados durante largos períodos de tiempo la batería se deteriora, los líquidos del motor se estancan, los neumáticos se deforman, las gomas se resecan y agrietan… por no hablar de los puntos de óxido que pueden aparecer en el motor, dirección asistida, elevalunas eléctricos, circuito de refrigeración, etc. Para un coche, estar parado, no tiene por qué ser bueno ni estar bien.

Igualmente, largos períodos de inactividad a la intemperie pueden producir corrosión en la pintura del vehículo y también favorecer la aparición de puntos de óxido externos en la carrocería (especialmente en bajos y juntas de las lunas y puertas).

Por eso, debemos dejar de lado ese cliché que dice que los coches de segunda mano con pocos kilómetros son necesariamente los mejores. Un vehículo con más rodaje, pero con unos mantenimientos regulares, un aspecto general bueno y un sonido del motor sano y agradable probablemente nos dé mejor resultado que ese vehículo “nuevo” y aparcado.

kilometraje en coches de segunda mano

Repasemos, de un modo breve, qué puntos debemos revisar antes de comprar nuestro coche de segunda mano (más allá de los kilómetros)

Mantenimientos al día

Es esencial que el coche de ocasión tenga los mantenimientos al día, certificados y, si es posible, con el libro de mantenimientos sellado por la casa oficial al menos durante el período de garantía del mismo.

Además de los cambios de aceite y filtros, no estaría de más que te informases (llamando a la concesión correspondiente) sobre qué elementos de desgaste y a qué kilómetros -o años- deben de sustituirse para que no se te despiste ninguno. No olvides preguntar por la correa de distribución, suspensión y neumáticos.

  • Correa de distribución

La correa de distribución es uno de los elementos más importantes. Se trata de un mantenimiento caro, ya que el tiempo que supone cambiarlo es elevado y una negligencia podría traer consigo consecuencias muy graves y costosas. Comprar un coche de segunda mano y no ver ese cambio realizado, deberá darte que pensar.

Ojo, verifica que el modelo que quieres tenga correa de distribución, ya que cada vez son más los coches que incorporan cadena de distribución y, por regla general, estas no suelen regir sustitución.

  • Suspensión

La suspensión suele ser uno de esos elementos de seguridad que no todo el mundo cambia, por ello conviene que revises si fue sustituida a los kilómetros (o años) correspondientes. Se trata de un elemento de seguridad activa del vehículo más importante.

  • Neumáticos

A pesar de que las ruedas (así como los frenos) son recambios que sí suelen estar más mirados, no te dejes engañar por unas ruedas en perfecto estado y con dibujo, ya que puede ser que lleven muchos años puestas y se encuentren secas y cuarteadas, disminuyendo así su adherencia y, por lo tanto, la seguridad que ofrecen (tengan o no una correcta presión).

Todos los neumáticos tienen una fecha de fabricación en el perfil en el que se indica la semana y el año en que fueron manufacturadas. Búscala y compruébala.

Es por eso, que en Clicars revisamos cada detalle del coche para que solo tengas que preocuparte de disfrutar.

Prueba el vehículo

Hay coches de segunda mano con muchos kilómetros que ofrecen mejores sensaciones que otros con menos. Es importante que, luego de verificar el libro de revisiones y las facturas de taller, pruebes el vehículo y sientas qué sensaciones te transmite.

Pregunta a su propietario qué uso le dio y, si lo que te cuenta encaja con el estado del vehículo y cómo anda, probablemente tengas candidato definitivo.

Igualmente recuerda que puedes pedir un informe de tráfico del vehículo (suministro de datos) en el que podrás comprobar si los kilómetros de ese coche de segunda mano coinciden con el histórico que su dueño te enseñó.

En Clicars por ejemplo, podrás probar el coche 15 días o 1.000Km, y si no te convence, ¡lo devuelves!

Conclusión

Como ves, los kilómetros no son un elemento definitivo a la hora de comprar un coche de segunda mano, ni tampoco existe una regla clara de cuántos kilómetros debe de tener un vehículo usado. Claro que se trata de un punto más a considerar, pero el hecho de que tenga pocos kilómetros no hace que el coche sea mejor.

Un vehículo usado con un número razonable de kilómetros (mejor los de carretera que los de ciudad), con unos mantenimientos estrictos y un aspecto general cuidado probablemente acabe por dar menos dolores de cabeza que otro con muy pocos kilómetros, pero que lleve parado años.