Pablo Fernández, invitado de la II edición de #BrainfoodMadrid

El emprendedor Endeavor Pablo Fernández, co-fundador y co-CEO de Clicars, fue el ponente invitado a la segunda edición de Brainfood Madrid. Durante una interesante conversación, Fernández charló con los asistentes sobre su historia como emprendedor, su visión como inversor y su pasión por la natación.

Brainfood, iniciativa creada por IE Exponential Learning y Endeavor España para dar a conocer emprendedores y compañías disruptivas, tuvo lugar el pasado 13 de noviembre en el IE Paper Pavilion.

La bienvenida a la conversación corrió a cargo de Ricardo Mesquita, jefe de Aprendizaje Inmersivo en IE Exponential Learning; mientras que Antonio Iglesias, director general de Endeavor España, fue el encargado de entrevistar a Pablo Fernández.

La historia de Pablo 

La conversación arrancó con un repaso de la historia personal y la carrera del emprendedor. Pablo comentó que se unió a BCG justo después de licenciarse en Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense. Tras su paso por BCG se sumó al Banco Santander, donde rápidamente se convirtió en el vicepresidente ejecutivo más joven por su responsabilidad en Santander EE.UU. Pablo acabó dejando el banco para fundar Clicars,  revolucionando la compraventa de coches de segunda mano, reposicionando el concepto a coches de Buena Mano.

“Cuando le conté a mis padres que iba a dejar el Banco Santander para crear una empresa de compraventa de coches su reacción no podían creerlo”

Clicars fue su segundo proyecto emprendedor, ya que en la universidad había fundado Becasfacil, una web de becas que llegaría a ser la más grande de España. Hoy, Pablo recuerda ese proyecto como una etapa de muchos aprendizajes.

“En mi primera empresa tuve que invertir todo lo que tenía y arriesgar bastante. En Clicars tenía más experiencia y mejores contactos, así que fuimos capaces de levantar capital desde el principio y eso nos colocó en una posición diferente. Sin embargo, algo que no cambió es nuestra obsesión por ser responsables con el dinero”

Pablo Fernández en BrainFoodLa natación, más que una afición

Además de haber obtenido su MBA en Harvard y de tener una trayectoria profesional exitosa, Pablo es un veterano nadador en aguas abiertas. Cuenta, entre otros méritos, con el récord Guinness mundial de los 100 km de natación en aguas abiertas más rápidos de la historia. A eso se suman otros como que Pablo fue la primera persona en haber cruzado a nado el río Congo, el tramo desde Nicaragua hasta El Salvador, desde Senegal hasta Gambia, y desde las Islas Vírgenes hasta Puerto Rico. Sin embargo, la experiencia que recuerda con más cariño es haber nadado sin protección con tiburones en Sudáfrica.

“Nadar es como escalar una empresa. Si piensas en que vas a nadar 100 kilómetros pierdes la motivación porque el objetivo parece demasiado difícil y lejano. Solo si piensas brazada a brazada puedes conseguirlo. Con una empresa es igual: si piensas en cómo llegar de cero a un exit, es demasiado complejo. Así que hay que ir paso a paso”

Pasión por el emprendimiento

Pablo, que se definió a sí mismo como como un emprendedor que sigue sus pasiones, abordó durante la conversación otras áreas como su visión de negocio, su aproximación a la inversión desde ambos lados de la barrera; y también compartió algunos consejos para futuros emprendedores.

Sobre el futuro de la industria del automóvil, Pablo señaló que las directrices están claras, pero que lo difícil será aprovechar la oportunidad.

Es muy fácil detectar una tendencia. Lo complicado es adivinar cuando esa tendencia se convertirá en una realidad y tendrá un impacto en la vida de las personas y el mercado. Por ejemplo, todos decimos que el coche eléctrico es el futuro, pero ¿cuándo comienza ese futuro?”

Entre los consejos que Pablo compartió con los futuros emprendedores en la sala estuvieron que busquen un buen co-fundador para embarcarse en la misma experiencia, que consigan experiencia profesional antes de lanzarse a emprender y que tengan una clara mentalidad de negocio y rentabilidad. Sin embargo, por encima de todo, Pablo les aconsejó que fueran humildes:

“Sirve poco hablar solo sobre los éxitos de cada uno, necesitamos también abordar los errores y los fracasos para entender el contexto de alguien como emprendedor y como persona”