Los coches que menos consumen siguen siendo una de las opciones más buscadas del mercada. Tanto en versiones de gasolina como diésel, el ahorro de combustible es una opción muy estimada por los conductores, aunque ello implique tener que gastar más en el momento de la compra. Y es los coches que menos consumen pueden no ser los más baratos del mercado, pero sí los que a la larga salgan más económicos por sus prestaciones.

A continuación te vamos a recomendar algunos coches de gasolina y diésel que menos consumen, por lo menos según indica su ficha técnica y la opinión de la mayoría de usuarios, pero en cualquier caso, todo dependerá de tu uso y cómo te manejes con el pedal del acelerador según las circunstancias.

Los coches de gasolina que menos consumen

Muchos de los coches que te presentamos en esta selección son utilitarios o compactos, en los que es más fácil hacer bajos consumos por su menor peso y las características de sus motores. Así, algunos de los coches que menos consumen con motor de gasolina, un tipo de combustible que, habitualmente, salía perdiendo en las comparativas con los motores diésel, aunque las estrechas se ido estrechando, también en precio:

Peugeot 108: el urbano de la marca francesa homologa un consumo de apenas 4,8 litros a los 100 kilómetros en su versión 1.0 litros de 72 CV, un motor con tres cilindros e inyección directa.
Hyundai i10: el pequeño de la gama de Hyundai también tiene una versión de 67 CV que acredita en su ficha unos idénticos 4,8 litros a los 100 kilómetros, un motor asociado a una caja de cambios manual de cinco marchas.
Citroën C-Elysée: en esta lista no queremos poner solo coches pequeños, sino ofrecerte una selección diversa, con diferentes carrocerías. Así, el Citroën C-Elysée es una berlina barata que en su versión de GLP (gas licuado del petróleo), con motor de 116 CV, homologa un consumo de 4,9 litros a los 100 kilómetros.
Opel Astra: este compacto tiene algunas de las versiones más eficientes dentro de su segmento, como la que equipa el motor de 1.2 litros turbo de 110 CV y que presenta una ficha técnica con un consumo de 5,2 litros a los 100 kilómetros.
Toyota Corolla: cada vez más, la concepción de dos bandos entre coches diésel y gasolina ha quedado superada, porque los vehículos combinan en sus motores diferentes tipos de propulsión. Es el caso de los híbridos de Toyota, que tienen motores de gasolina y apoyos eléctricos, que hacen de ellos una de las opciones que menos gastan del mercado. En concreto, el Toyota Corolla que equipa un motor de 122 CV de 1.8 litros acredita un consumo de 4,5 litros a los 100 kilómetros.
Kia Niro: también hay SUV 4X4 que presentan muy buenas cifras de consumo, como es el caso del Kia Niro, que tiene una versión híbrida de 1.6 litros y 141 CV que homologa un consumo de 4,8 litros a los 100 kilómetros. La versión PHEV (híbrida enchufable) rebaja aún más esta cifra, hasta el 1,4 litros a los 100 kilómetros, gracias a su motor eléctrico, que se asocia a otro de gasolina y que le hace merecedor de la etiqueta CERO de la DGT.

Los coches diésel que menos consumen

Los coches diésel han perdido cuota de mercado entre los coches nuevos en los últimos años, sin embargo siguen siendo mayoritarios en los coches de segunda mano y ocasión. Los coches diésel son una opción rentable en cuanto a consumo y una alternativa eficiente para aquellos que realizan viajes largos o hacen muchos kilómetros al año. Estos son algunos de los coches diésel que menos consumen:

Volkswagen Golf: en la categoría de coches diésel que menos consumen te ofreceremos coches más grandes que en gasolina, puesto que los motores de gasóleo han desaparecido de la oferta de la mayoría de coches pequeños, aunque se han mantenido en la de compactos como el Volkswagen Golf, que tiene una versión de 115 CV TDI que homologa 4,5 litros a los 100 kilómetros, tanto en su versión manual como con cambio automático DSG de 7 velocidades.
Honda Civic: Honda es una de las marcas que ha dejado de fabricar motores diésel para sus coches, pero todavía tienes de segunda mano y ocasión versiones de gasóleo, algunas de cuales presentan altos grados de eficiencia como el 1.6 litros de 120 CV que equipaba, hasta no hace tanto, el compacto y la versión sedán del Honda Civic.
Peugeot 2008: el cambio de tendencia en la compra de coches de los compactos a los SUV 4X4 ha planteado conflictos como que estos últimos vehículos pierden en la batalla de consumos con los que han venido a sustituir. Sin embargo hay algunas marcas que se han aplicado para responder a la demanda de SUV 4X4 sin que ello contribuya a un aumento de los consumos. El Peugeot 2008 es el mejor ejemplo, en concreto su versión de 110 CV y motor de 1.5 litros que homologa 4.4 litros a los 100 kilómetros


BMW Serie 2 Active Tourer: a pesar de que la oferta de motores diésel se ha reducido, sigue habiendo opciones interesantes en todos los segmentos. En el caso de los monovolúmenes, el mejor ejemplo es el BMW 216d Active Tourer que homologa un consumo de 4,7 litros a los 100 kilómetros en esta versión que un motor de 1.5 litros y 116 CV.
Audi A5: los motores diésel vivieron una era dorada en su desarrollo con los coches más grandes del mercado. Aún hoy en día son donde mejor se desenvuelven, otorgando consumos reducidos a coches grandes como el Audi A5, que firma un consumo de 4.2 litros a los 100 kilómetros en su versión 2.0 TDI de 190 CV y transmisión automática.
Mercedes Clase E: los coches diésel híbridos son los grandes desconocidos del mercado y la mayoría de los conductores no saben que este tipo de mecánicas mixtas también están presentes en los coches de gasóleo. No son muchas las opciones, pero sí tremendamente eficientes, como es el caso del Mercedes Clase E 300 de, una berlina que homologa apenas 1,3 litros a los 100 kilómetros gracias a un motor diésel de 194 CV de cuatro cilindros que se asocia a un motor híbrido enchufable con un motor eléctrico de 122 CV.

Los coches que menos consumen están en Clicars

En Clicars tienes a tu disposición un amplio stock de coches a buen precio y que podrás consultar en nuestro concesionario online, donde cada vehículo tiene una completa ficha técnica con todos los datos del coche, incluyendo el consumo o sus características técnicas. Y para que puedas comprobar que todos los detalles son reales, te damos una prueba de 15 días o 1.000 kilómetros. Si no te convence, te devolvemos el dinero.